Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘desde la dirección’ Category

Ultima semana. Ultima fase. Ultimas horas. El Tartufo fue inicialmente un nombre. Después, una lectura compartida. Después, la certeza de un personaje. Después, el dibujo de unos movimientos en el espacio. Durante ese trayecto fue un intento de entender porqué los personajes (y las personas…) nos comportamos así en la vida, en nuestra vida, y construir una metáfora entendible por el público.

Nos queda, por tanto, lo mejor: mostrar a los demás lo que hemos hecho. En dos ocasiones y en un marco extraordinario, en un ámbito en donde han actuado los mejores actores y las mejores compañías del planeta, donde se han escuchado a los mejores músicos, donde han bailado la mayoría de los grandes de la danza, pondremos nuestro humilde resultado ante otras miradas, para que desde ellas nos juzguen, con amor y ternura, pero nos juzguen.

La última responsabilidad pedagógica que tienes es no dejarte abrasar por las llamas multiformes de la irracionalidad. Disfruta, sí, pero analízate a fondo. Si eres capaz de equilibrar en tu interior la satisfacción de actuar, la técnica de ser tú el que decidas lo que hacer en cada momento (en función de lo marcado previamente), y la sabiduría de analizar tu resultado, sin dejarte llevar ni por la euforia ni por el derrotismo, la experiencia del Tartufo te habrá servido de algo útil para tu vida profesional.

Paco Ortega

Lunes, día 22

11h. Cita en la Escuela.

12 h. Comienzo del pase general.

13 h. 30´ Preparación de los materiales para el traslado.

Martes, día 23

8 h 45´ Cita en la puerta posterior del Teatro Principal.

9 h. Entrada en el escenario del Teatro.

9 h. 30´ Organización de los camerinos.

12 h. Trabajo de Voz con María Pérez Collado.

12 h 30´ Trabajo con Paco Ortega.

19 h 30´ Cita en el Teatro Principal.

Miércoles, día 24

Por la mañana quedaremos citados o no en función de lo que haya ocurrido el día anterior.

17 h. Cita en el Teatro Principal.

19 h. Primera sesión.

21 h. Cita en el Teatro Principal.

22 h. Segunda sesión.

Anuncios

Read Full Post »

Lemêtre es el segundo por la izquierda, con el pelo y la barba blanca.

En nuestra versión utilizamos muy poca música, o efectos musicales. En realidad el único elemento utilizado es el corte 4 de un CD que incluye la música que Jean Jacques Lemêtre compuso para la versión que de “Los Atridas” que dirigió Ariane Menouchkine para su Theatre du Soleil en 1990.

Es un fragmento repetetivo, realizado a partir de instrumentos de percusión, que incrementa el aspecto de intriga de nuestra puesta en escena. Lo utilizamos para enlazar algunas escenas, subrayar ciertos momentos en los que la acción se muestra a través de uno de sus pasos evidentes, el estado de ánimo de algún personaje, y, de manera especial, para enlazar la primera y la segunda parte y terminar el espectáculo con cierta brillantez.

Aporta un valor añadido. Subraya un cierto carácter épico, “antiilusionista”, en palabras de Brecht, que intenta recordarle al espectador que lo que ve es una ficción, una fábula, no la realidad misma, como desde la preceptiva naturalista se pretende conseguir. En ese sentido, no es un elemento aislado. En esa misma dirección juegan la desnudez del espacio escénico, la presencia de los actores que no intervienen en la acción, etc.

Lemêtre es un genio de la creación y de la ejecución musicales. Ha compuesto para el cine y la televisión, y es, desde 1978 compañero infatigable de la Mnouchkine en la Cartoucherie de París. Quien haya visto en ese lugar cualquiera de sus montajes habrá disfrutado de la presencia en directo del músico, vestido siempre de blanco, con su coleta recogida y su inmenso corpachón, sumergido en un universo de instrumentos, muchos de los cuales provienen de países orientales y otros de su propia creación. Es todo un espectáculo en sí mismo.

Si quieres ver imágenes, pincha aquí.

Y aquí.

Read Full Post »

Hemos llegado a la penúltima fase: la de los pases generales.

Hay un peligro en ella: la sensación de que ya hemos terminado, de que cada uno crea que ha terminado al menos “su parte”.

Los pases generales no deben servir para repetir mecánicamente el texto, para repetir las posiciones, para pasar una y otra vez la obra. Al revés: debe servir para que crezca todo: los personajes, la puesta en escena, la conjunción entre todos los elementos.

Hemos llegado pronto y hemos llegado bien a este momento. Disfrutémoslo, pues. Sabemos ya que vamos a llegar al estreno del día 24 con el taller bastante resuelto y eso nos debe dar a todos un punto de tranquilidad, pero no nos acomodemos en él.

Como director me pongo ya un aprobado justo. Voy a por el notable, y, si es posible, a por el sobresaliente. ¿Qué vas a hacer tú como actor, como actriz?

Créeme: ese peligro de relajación excesiva existe. Lo he visto en muchos momentos anteriores de mi carrera profesional. Los actores no deben confiarse jamás. No debes, como actor o actriz, dejar de avanzar. Exígete cada día.

Así como tú tendrás una opinión sobre el espectáculo que entre todos estamos haciendo, yo tengo la mía: me parece correcto, tiene bastante dignidad, pero es mejorable, manifiestamente mejorable.

¿Vamos a mejorarlo?

Paco Ortega

Read Full Post »

A medio camino

Tal vez estáis en un momento de confusión que genera inseguridad. Estamos en la mitad, más o menos. Y esa inseguridad, en mayor o menor medida, siempre aparece en mitad de los montajes como un virus amenazante.

Pero pensad esto: vosotros, sabiendo mucho del espectáculo, apenas sabéis nada de él, porque muchas cosas (cosas importantes) están en mi cabeza, y otras, debo reconocerlo, no están todavía en ninguna parte porque van naciendo o creciendo día a día. Por ejemplo el ritmo que debe tener el espectáculo, el tipo de espacio visual, la atmósfera escénica, los efectos musicales, etc. Sin saber esas cosas es como si navegarais en un mar del que desconocéis la intensidad del oleaje, los puertos más cercanos y los peligros más evidentes. Pero esa fase va a terminar ya.

Si tuviera que hacer un diagnóstico sería éste: nos iremos a las vacaciones de navidad con la tarea hecha en cuanto a dimensión: hemos llegado hasta donde quería. Esto es: a tener el boceto más o menos definido. Pero no en calidad: todavía hay muchas lagunas, muchos errores, muchas inseguridades, poca expresividad, poca conciencia artística de que vais a actuar en un gran teatro, etc.

En una pequeña parte eso debo arreglarlo yo. Pero en la parte más importante, vosotros. Cada uno de vosotros y todos a la vez.

Noto mejorías graduales, pero no grandes mejorías. Echo en falta mayor autoexigencia personal en algunos casos, pero, sobre todo, mayor exigencia grupal. Entre vosotros hay buen rollo pero escasa actitud profesional como grupo. Sois un cuerpo que genera pocos estímulos colectivos. Pero sabed que en el teatro, como en las procesiones de semana santa, el ritmo y la calidad los marca el cojo, el más torpe de los cofrades, no el más listo ni el más ágil. Por tanto, nadie debe ser ajeno a los problemas y deficiencias de su compañero/a porque estos le afectan a él, es evidente, pero también a todos.

En ese sentido, tener conductas irresponsables no es un problema individual que afecte solo a quien las tiene. Afecta, de una u otra manera, a todos.

Ánimo.

P.O. (11 de Diciembre de 2009)

Read Full Post »